En la Navidad del Año Santo 2000, el Señor Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, quiso hacer el Banco de Alimentos de Bogotá, para concretar la llamada del Papa Juan Pablo II en la Novo Millenio Ineunte, a realizar una obra que concretara “La Caridad con imaginación”.

Nacimos como Fundación con el apoyo de empresarios, recibimos de las parroquias el capital semilla, vinculamos a Universidades con jóvenes en la última etapa de formación y Organizaciones que aseguran calidad de vida a población en estado de vulnerabilidad. Por voluntad del Cardenal Rubén Salazar debemos “hacer saber al Evangelio” la tarea.

Información disponible en: Inglés